Despedida y cierre

26 Dic

Comenzamos este blog hablando del DNI electrónico y dijimos que era una forma de relacionar la identidad real con la identidad virtual.

Una semana más tarde hablamos de la privacidad, refiriéndonos a la salvaguarda de nuestra identidad en Internet y de aquello que no queremos mostrar a los demás.

La tercera entrada la dedicamos a la educación en igualdad y quisimos destacar que no hay límite de edad para esto, además de recomendar algunos recursos temáticos en la red.

Tras esto quisimos centrar nuestra atención en Internet, y hablar desde una perspectiva distinta: cómo Internet puede ser un salvavidas para el colectivo LGTB.

Del futuro de las identidades nos ocupamos inmediatamente después, preguntándonos si en no mucho tiempo será posible que confundamos nuestra identidad virtual y nuestra identidad real.

También quisimos comentar el caso de Norrie May-Welby, la primera persona declarada oficialmente de género neutro.

La séptima entrada estuvo dedicada a un genial programa de radio, “Las somos todas“, un programa conducido íntegramente por mujeres que abordaba la actualidad desde una perspectiva libre y feminista.

La última semana de noviembre, coincidiendo con el Día Internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, homenajeamos a las víctimas de la denominada “violencia de género” y nos sumamos a las reivindicaciones de la sociedad para terminar con esta barbaridad.

Siete días más tarde volvimos a tratar temas de privacidad e identidad en la red en relación con las redes sociales y su función de diario vital.

Tras esto estuvimos hablando nuevamente de las redes sociales, pero desde un punto de vista más dramático: las redes sociales como nuevo escenario de la violencia de género.

Y finalmente la semana pasada os quisimos dar a conocer un peculiar diccionario igualitario, recordando que a veces las cuestiones semánticas pueden contribuir a cambiar mentalidades.

Llegamos pues al día de hoy, nuestra entrada número 12, la última. Termina el cuatrimestre y termina este trabajo de redacción de un blog. Os agradecemos que nos hayáis acompañado durante estas semanas y esperamos haberos dado a conocer un poquito más sobre el género y la identidad en la red. Ojala que algún día, no muy lejano, blogs como este no encuentren contenido que mostrar porque hayan desaparecido los problemas relacionados con este tema, especialmente la violencia que tantas vidas se lleva por delante a lo largo del año.

Quiero terminar con una canción, una idea: que tú puedes cambiar el mundo. Sí, tú puedes hacerlo cada día mejor. Puedes llegar a casa, puedes preguntarte si durante ese día has hecho algo que te haga sentir orgulloso y puedes, siempre, hacer algo para que la respuesta sea “sí”.

Un estudio de risa

26 Dic

En mi última entrada he querido tratar un tema algo menos reivindicativo. Se trata de un estudio de la Universidad de Navarra –del que se hace eco el diario 20 minutos– que afirma, entre otras cosas, que los hombres se ríen más de los chistes absurdos mientras que las chicas prefieren que haya algo gracioso a lo que agarrarse.

Dejando de un lado lo mucho que el titular discrimina a lo absurdo, (¡lo absurdo es gracioso porque es absurdo!), centrémonos en los resultados del estudio, que  me  han parecido curiosos e interesantes.

Al parecer, las mujeres emplean más áreas cerebrales que los hombres cuando algo les hace gracia. La profesora López Moratalla compara el proceso cerebral de lo humorístico que tienen ellas y el de ellos con un mapa de Metro -es una de esas metáforas científicas, tan didácticas, tan de profesor guay- señalando que, aunque los hombres y mujeres lleguen al mismo destino (la risa), habiendo salido del mismo punto (lo gracioso), las mujeres pasan por más paradas. E incluso puede que hagan trasbordo en Ángel Guimerá  (esto último es mío).

Con respecto a lo que se dice del absurdo, parece que a los hombres nos basta con que algo sea ilógico para que nos resulte gracioso y que las mujeres requieren que, además de ilógico, posea alguna característica cómica.

El estudio concluye que reír es sano. Las personas que combaten el estrés mediante la risa poseen un sistema inmunitario sano, padecen un 40% menos de infartos de miocardio o apoplejías, sufren menos dolores en los tratamientos dentales y viven cuatro años y medio más.

Así que, a modo de despedida en este blog, os dejo con una escena cómica (y absurda) de una de mis comedias favoritas: “Sopa de ganso”.

Cómo entrar en otro ordenador

22 Dic

Estaba buscando en Internet noticias relacionadas con la identidad, y he leído una historia personal que me gustaría trasladaros para saber qué pensáis.

Esta en un foro y se trata de un caso de falsificación de identidad. Tal y como lo relata un chico, desde hace un tiempo hay una persona que le envía correos metiéndose en la relación que tiene él con su pareja. Al principio, en los correos no le escribía nada importante, pero conforme pasó el tiempo, el anónimo les daba datos personales de ambos -la pareja-. Por eso, el chico pensó que era un conocido de su entorno que quería romper la relación.

Se puso manos a la obra y quería investigar y descubrir quién estaba detrás de ese e-mail. Para ello entró al foro que os he citado, y pregunto sobre técnicas para conocer quién está detrás de esos correos. Algunas opciones le impulsaba a que se creara él también una cuenta falsa para sacarle información; otras, que mediante el e-mail podía conocer su dirección IP; pero otras fórmulas iban más lejos. Se trataba de insertar un troyano en el ordenador que se encontrara el anónimo, para, activar la webcam si tuviera y descubrir quién era, explorar las direcciones de correo de sus contactos, conocer conversaciones de él mismo.

Un troyano de conexión inversa. Y os preguntaréis ¿qué es? pues se trata de un troyano (programa mediante el cual puedes tomar el control total de una computadora, sin que la persona lo note).

Aquí os dejo un video explicativo

Por último, abro el debate y os hago dos preguntas. ¿Crees que es lícito la utilización de este tipo de troyanos? ¿Crees que es lícita la utilización de un troyano de conexión inversa en casos como el que he relatado? Y, por último, ¿conocéis otros métodos para conocer la identidad de una persona que está en otro ordenador?

Cambiar las palabras

19 Dic

El lenguaje, el vocabulario que usamos, además de para comunicarse actúa también como elemento de discriminación. Puede parecer algo banal, una estupidez, pero a veces resulta mucho más importante de lo que se piensa. Y si alguien no me cree, sólo hay que repasar todo el lío montado con la definición –y aplicación- de la palabra “matrimonio” para darse cuenta de lo que quiero decir.

No es que haya que cambiar radicalmente el lenguaje –las más de las veces la discriminación la realiza el que usa el lenguaje, no el lenguaje en sí- pero sí parece conveniente revisar algunas acepciones ofensivas e incorporar nuevos usos acordes con una mayor sensibilidad en materia de igualdad. Al fin y al cabo no va a hacer daño a nadie y beneficiará a muchos.

Es necesario, por tanto, modificar los diccionarios, que estos ayuden a reflejar los avances de la sociedad y se acabe de una vez con los términos y las expresiones que perpetúan las desigualdades establecidas.

Imagen de la página del Diccionario

Existen iniciativas que combaten el lenguaje discriminatorio

En este sentido se han desarrollado distintas iniciativas. La más reciente de todas ellas ha aparecido en 2010 y lleva por nombre “Diccionario igualitario para hombres desubicados”. Este diccionario es una iniciativa de la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género y está financiado por la Junta de Andalucía. Su creación obedece precisamente a la necesidad apuntada más arriba: mostrar la nueva realidad social en materia de igualdad. En su elaboración puede participar cualquier persona que se registre en la página, puesto que la voluntad de los impulsores del proyecto es que se convierta en una herramienta colaborativa. Quizás no son muchas las definiciones que contiene, pero hay que tener en cuenta que se trata de un proyecto reciente y que va a necesitar de más tiempo y más colaboradores para poder mejorar. ¿Te animas?

A mí no me pregunte, mi capitán

16 Dic

Las noticias realmente interesantes son aquellas que, al leerlas, te abren puertas hacia temas que desconocías y que, de pronto, quieres conocer. A mí me pasa mucho. Cada mañana reviso los principales diarios digitales y, en el proceso, suele caer algún artículo de la Wikipedia.

Hoy, abro El Mundo –qué imagen, ¿no? Abrir el mundo, el planeta, y que dentro esté un funcionario viendo un Power Point– y me encuentro con que el Congreso de EE UU ha decidido revocar una ley que impedía a los homosexuales entrar en el ejército.

Esa es la forma que tengo de enterarme de que en EE UU existe una ley, desde 1993, que impide a los homosexuales entrar en el ejército. Aunque quizá esto sea algo inexacto. La ley, popularmente conocida como “Don’t Ask, Don’t Tell” (ya cayó el articulito de Wikipedia), no impide como tal a los homosexuales entrar en el ejército, pero sí les prohíbe “manifestar su tendencia o intentar mantener prácticas homosexuales”. Y supongo que por prácticas homosexuales no se refiere a escuchar a Lady Gaga. Es decir, los gays pueden ser gays, siempre y cuando se comporten como heterosexuales.

Si hiciéramos una lista de leyes hipócritas, la “Don’t Ask, Don’t Tell” estaría de las primeras. Es la frase tan oída de “yo no estoy en contra de los homosexuales esos, pero que no vayan por ahí dándose besitos” hecha ley.

Ley que, por el momento, sigue existiendo. Porque la revocación debe ser aprobada o rechazada por el Senado, y el Senado ya dijo no hace una semana.

En cuanto al Congreso, la aceptación de revisar esta ley no ha sido unánime. La propuesta obtuvo 250 votos a favor, pero también 175 en contra. 175 congresistas en EE UU opinan que un homosexual declarado no tiene el derecho de defender a su país –o lo que sea que haga el ejército estadounidense-.

Me sorprendo ofendido e indignado en mi silla de escritorio. Ese enfado de ejecutivo, frente a la pantalla de un ordenador. Empiezo a ordenar los datos en mi cabeza para escribir la entrada de la semana en el blog de Género e Identidad en la Red. Haré una especie de epílogo sobre las noticias que te llevan a otras noticias y a querer saber más. Y luego seguiré con algo del estilo: “Hoy, abro El Mundo…”. Vaya imagen, ¿no? Abrir el mundo. Abrir el mundo y encontrarte un funcionario.

Museo de Mujeres

14 Dic

MUMA es el Museo de Mujeres Artistas Mexicanas. Se trata de un museo virtual en el que 7 artistas, todas ellas mujeres, de Colombia, Chile y México, exponen diferentes obras fomentando el cambio social desde el punto de vista de los Derechos Humanos.

 

Pantallazo de la portada del portal web

Se trata de una nueva herramienta en la red que sirve para reivindicar las aportaciones que las mujeres hacen al mundo del Arte, y para dotar de valor a las obras que con el mismo o más empeño hacen, de la misma forma que un hombre.

Tal y como aparece en la página web, se trata de “una gama de estrategias para la reconfiguración de las relaciones de género y poder en diversos ámbitos y niveles”. Desde hace siglos, el arte sirve como canal de reivindicación y reflexión sobre los temas sociales. Una forma de expresarse tan importante como la palabra. Y te pregunto, ¿qué crees que es más eficaz a la hora de reivindicar un derecho: el arte o la palabra, una imagen o una palabra?

En el sitio web se pueden ver distintas exposiciones,  y a la vez, documentarse sobre las mismas u otras relacionadas con este tipo de movimientos feministas. Éste es pues un ejemplo más de la incorporación de la mujer a Internet, y como las herramientas digitales sirven para “dar voz” a lo que antaño se censuraba.

Aquí os dejo diferentes enlaces de interés sobre páginas web relacionadas con las mujeres:

Mujeres en Red www.nodo50.org/mujeresred

Fundación Mujeres: una ONG por la igualdad entre hombres y mujeres www.fundacionmujeres.es

Federación de mujeres progresistas, cursos sobre violencia de género www.fmujeresprogresistas.org

Asociación de mujeres para la salud, con temas sobre bienestar físico www.mujeresparalasalud.org

Asociaciones de Mujeres separadas y divorciadas www.separadasydivorciadas.org

Ciudad de la mujer en Internet www.e-leusis.net

Mujeres Jóvenes: igualdad real de oportunidades www.mujeresjovenes.org

Mujeres Empresarias españolas www.aseme.es

Mujeres investigadoras y tecnólogas www.amit-es.org

Mujeres con actividades en el entorno rural www.mujerrural.com

¿Conoces algún tipo de museo virtual similar a MUMA, que luche por la igualdad de género o temas relacionados? ¿Ves en Internet como el futuro del colectivo feminista? ¿Es el momento de dejar las manifestaciones y las pancartas para expresarte libremente en un blog, o es un complemento?

Éste es un ejemplo de 7 artistas de México. ¿Por qué no empezar en otros países, y por qué no en el nuestro? Tienes alguna obra que mostrar y no sabes cómo. Forma parte de un museo virtual. Al igual que en el Prado, también puedes recibir visitas.

Un saludo, y sobre todo, no olvidéis visitar MUMA

Violencia de género en las redes sociales

12 Dic

En las semanas anteriores hablamos de Internet y las redes sociales desde perspectivas que no se suelen tener en cuenta (salvavidas, diario personal…). Hoy queremos comentar un aspecto no tan positivo que se produce cuando las redes sociales se usan como una herramienta más de la violencia de género. Evidentemente esta no es la intencionalidad de los creadores, igual que tampoco los fabricantes de cuchillos los producen pensando en que alguien pueda usarlos para matar, pero la realidad está ahí y nos dice que siempre hay perversos que se valen de todos los medios a su alcance para dañar a otros. Cualquier herramienta que puedan usar para hacer daño, la van a usar.

Aún se sigue pensando que la violencia de género es algo exclusivo de parejas mayores, algo causado por viejos posesivos criados en el machismo “de toda la vida” y que desaparecerá cuando lleguemos al punto en el que la hayan palmado todos. Lo cierto es que las estadísticas no dicen eso. El 40% de las mujeres muertas por maltrato en 2008 y sus agresores tenían menos de 36 años, y al menos desde 1999 la mayoría de las mujeres muertas por violencia de género están entre los 16 y los 40 años, igual que sus agresores. Como vemos, no es una edad avanzada precisamente sino todo lo contrario.

A la primera señal de malos tratos, llama al 016

016. Teléfono gratuito de atención a las víctimas de la violencia de género

En este contexto no podemos negar que el maltrato juvenil existe, y ahora sabemos que se ha trasladado también a un nuevo escenario copado fundamentalmente por gente joven: las redes sociales. A través de los perfiles en las redes, los agresores llevan a cabo sus abusos: exponer fotos y vídeos comprometedores, controlar las actividades de la víctima, enviar amenazas o escribir descalificaciones… De esto aún no hay estadísticas, pero cada vez se conocen más y más casos. En el fondo no deja de ser la adaptación de algo que ya se hacía anteriormente por otros cauces, pero la magnitud y el alcance de las redes sociales no hace sino agravar el fenómeno. A esto hay que sumarle además que no siempre el agresor o el acosador es conocido, y las redes sociales resultan perfectas para quienes atacan desde el anonimato.

Se supone que la intención de los agresores es difamar y presionar a las víctimas, jugar psicológicamente con ellas y con su miedo. Ante estos maltratadores virtuales -y también ante los reales- lo mejor es denunciar siempre, y que reciban su castigo tanto en la red como fuera de ella.

No querría terminar esta entrada sin destacar la parte positiva. Gracias a las redes sociales, muchas organizaciones contra la violencia de género se dan a conocer de forma más directa y pueden establecer contacto y atender más fácilmente a las víctimas. Es una manera de recordar que los cuchillos no se fabrican para matar.

Todo lo que siempre quiso saber sobre el “sexting” y no se atrevió a preguntar

11 Dic

Cuando, navegando entre la prensa digital, te topas con un titular de la talla de: “El pene de Brett Favre podría estar en los tribunales” a uno le pica el gusanillo –aunque puede que esta sea una mala metáfora–. La verdad es que desconocemos quién es el miembro poseedor del miembro en cuestión, pero nos da igual. Queremos saber más.

Brett Favre, el hombre del pene

Al final acabas por aprender un término sexual nuevo que puede venirte bastante bien. Y si lo tuyo es la información y no el morbo por el morbo es posible que tus nuevos conocimientos te sirvan como prevención.

Reconozco haberme desilusionado un poco al enterarme de que el pene de Brett Favre no estaba en los tribunales como tal, disecadito o metido en un frasco de pepinillos, sino que lo que estaba en los tribunales eran fotos de su pene y quizá de algo más. ¿La razón? Al tipo le iba el sexting (etimológicamente sex + texting) que no es otra cosa que enviar mensajes con contenido erótico explícito a otras personas. Y resulta que la persona a la que se lo había enviado –una ex periodista y ex playmate– no se lo había pedido, y ha acabado por denunciarle entregando las pruebas del delito a la policía.

¿Es el sexting, algo malo? No tiene por qué, pero es sí muy peligroso. Porque el sexting puede servir como un aliciente para un matrimonio, como es el caso de Hilarry Duff, o como la evidencia de una infidelidad y el fin de una unión, como le pasó a Tony Parker. Y también puede ser un material perfecto para hacer un chantaje o para divulgar imágenes que dañen irremediablemente la identidad de la víctima.

Por eso, ante la duda, es mejor no practicarlo. Los expertos advierten que, cuando se envía una fotografía, se desconoce el camino que ésta puede llegar a recorrer. ¿Quién te asegura que si algún día cortas con tu pareja ésta, en un ataque de furia, no puede sacar a la luz esas imágenes íntimas? La decisión es tuya, ¿te fías?

Femipedia

10 Dic

Femipedia es la wikipedia feminista. Se trata de un proyecto colaborativo impulsado por el portal feminista Ciudad de Mujeres, siendo la primera enciclopedia feminista y libre en lengua castellana.

Página principal de Femipedia

Al igual que wikipedia está basada en la filosofía wiki, donde todas las personas que tienen una perspectiva feminista colaboran en la creación y modificación de artículos, cuya cifra se sitúa a día de hoy en 653 artículos. Se trata de una herramienta de consulta que facilita la lucha en contra de las igualdades de género, dando a conocer a todas esas mujeres que consiguieron logros a lo largo de la cultura y la historia, pero que no han sido reconocidas, debido a la perspectiva patriarcal histórica.

Se trata de una herramienta en la que participan redactoras, correctoras, editoras… y en la que podéis encontrar artículos como abuso emocional, acoso, abuso sexual, crimen de honor, día del orgullo, desigualdad, enfoque de género…

Se trata de una nueva plataforma para luchar en contra del punto de vista masculino, impulsado por una asociación de mujeres que reivindican el feminismo y el reconocimiento de mujeres que tuvieron que ser reconocidas pero que no lo fueron.

Si eres tú una de esas personas con un punto de vista femenino, puedes participar registrándote, de la misma forma que en Wikipedia. Podrás colaborar en la mejora de los artículos y velar por la seguridad de los mismos, evitando que se produzcan actos vandálicos por personas contrarias a esta filosofía feminista, que es la base de Femipedia. ¿Te apuntas?

Por último, te pregunto ¿crees que Femipedia es una buena herramienta para dar a conocer los logros de las mujeres? ¿este tipo de plataformas agrandan o disminuyen la desigualdad de género? ¿eres partidari@ de este tipo de herramientas? ¿Crees que se debería crear una “Mascupedia” para hombres?

Querido diario…

5 Dic

¿Quién no ha tenido nunca un diario, un cuaderno en el que anotar, día tras día, las vivencias y pensamientos personales? ¿Quién no ha seguido jamás este ideal romántico de registrar para la posteridad las experiencias vitales propias? Vale, yo mismo, sin ir más lejos. Jamás he tenido un diario, y aunque alguna vez me planteé empezar uno, la idea de escribir algo sobre mis días (y mis noches) se me antojaba tan aburrida y despertaba en mí tamaña pereza -comparable a la que me produce a veces escribir en este blog-, que nunca pasé del primer día. ¿Para qué escribir un diario, si me acuerdo perfectamente de todo? Y si de algo no me acuerdo, finjo que no ha sucedido nunca y en paz. Además, un diario no es un buen sitio para guardar secretos o cosas que sencillamente no queremos que todo el mundo sepa, no me parece un buen lugar en el que poner la completa identidad al descubierto. Estoy cansado de ver en las películas cómo la gente encomienda su intimidad a estos pequeños cuadernos y luego va cualquier desaprensivo y se entera de todo. Definitivamente no, no quiero tener un diario.

Y ahora llega la parte en la que muestro lo tonto que soy y entro en contradicción conmigo mismo, porque resulta que sí tengo un diario. En realidad, me temo, a falta de uno, tengo dos. A pesar de no gustarme la idea y de no tener la disciplina necesaria para llevar un diario, hay un par de lugares donde registro aquello que me sucede y en los que revelo aspectos sobre mí a los que no tiene acceso todo el mundo. En mi descargo he de alegar, eso sí, que hasta ahora jamás había considerado tener una cuenta en Facebook y Twitter desde la perspectiva de llevar un diario, pero si lo pienso detenidamente, la funcionalidad es la misma. En Facebook y Twitter publico detalles de mi vida, mis relaciones sociales, mis actividades… toda una serie de aspectos privados que quedan registrados y organizados de manera cronológica. Vamos, igual que en un diario.

Si alguien no me cree, que haga esta sencilla prueba. Entra en tu perfil de Facebook o de Twitter, remóntate hasta llegar a las primeras entradas publicadas tras la creación de la cuenta y ve avanzando. ¿Es o no es un diario? Y si nos da esa sensación con tan sólo un par de años de publicaciones, dentro de algún tiempo todavía nos lo parecerá más. Sin darnos cuenta hemos llevado puntualmente un registro vital. Incluso aquellos que somos reticentes a hacerlo en papel lo estamos llevando a cabo en la red.

El caso es que quizás no sea tan mala idea, después de todo, usar Twitter o Facebook para esta función –secundaria, eso sí-. Como apunté más arriba, los principales motivos por los que jamás tuve un diario eran la pereza y la privacidad. Pues bien, con estas herramientas ya no hay excusa. Hacer anotaciones en Twitter y Facebook es realmente sencillo: no requiere sofisticación ni elaboración, a veces ni siquiera es necesario escribir nada y basta con confirmar la asistencia a un evento, subir una foto, etiquetarse… Controlar quién tiene acceso a las publicaciones también es posible –aunque no tan simple como lo anterior-. Superados estos dos inconvenientes he de reconocer que tener un diario jamás fue tan fácil… ni tan involuntario, claro.

Dentro de unos años volveré a hacer la prueba, revisaré mis registros más antiguos y recordaré aquello que los provocó. Quién sabe… quizás hasta haya incluso material para hacer una película o un cortometraje. O quizás esta idea ya la ha tenido alguien. Buenas noches, querido diario 😉